¿Castigar o educar?

¿Y si en lugar de necesitar leyes para castigar los delitos necesitásemos educación y cultura para que no se produjesen?

En España presumimos de tener una ley ejemplar en cuestiones de violencia de género, la Ley orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de protección integral contra la Violencia de Género. y, en efecto, así lo es, gracias al trabajo de muchas personas que lucharon para sacarla adelante…Sin embargo, es evidente que el hecho de que exista esa ley, no hace que disminuyan los casos de muertes por esta causa.
En lo que va de año, ascienden a 47 las mujeres asesinadas, digamos que una media de 5 mujeres al mes, a las que habría que sumar los daños colaterales provocados (familias destrozadas, niñ@s con heridas psíquicas difíciles de superar, etc. etc.)

Este dato lo he tomado de la página http://ibasque.com/, que, aunque hoy tiene los enlaces rotos y no puedo entrar a la página de recuento, hace un seguimiento exhaustivo de cada uno de los casos…En las estadísticas del Gobierno aparecen 42 asesinadas, supongo que a 5 de las víctimas no se las considera como tales por el motivo que sea, o bien, hay un error en la cifra ya que son datos provisionales.
Vícitmas de violencia de género 8-10-2014
En cualquier caso, la estadística, aunque sean tan sólo fríos números provisionales, da miedo.
Los agresores pertenecen a cualquier grupo de edad, desde los 18 años hasta más allá de los 85, siendo más comunes entre los 31 y los 64 años de edad.
Sólo hubo 12 denuncias de víctimas, de las cuales se retiraron 2 y, de todas esas mujeres, tan sólo 3 tenían una medida de protección en vigor.
Además, son 26 los menores que se quedan huérfanos a causa de este problemón social. Entiendo que sólo se tiene en cuenta a los menores de 18 años y que hayan perdido a su padre y su madre, ya que 14 de los agresores se suicidaron.

¿A nadie le dan qué pensar estos datos?

Nadie se pregunta cosas como:

  • ¿Por qué no se denuncia?
  • ¿Por qué si se denuncia no se solicitan medidas de protección?
  • ¿Qué pasa con los mayores de 18 años que han sufrido durante toda su vida violencia en el seno de su familia?
  • ¿Qué le lleva a una persona a matar a la o a las personas con las que comparte su vida?
  • ¿Tan sólo es víctima quien muere?
  • ¿Por qué se miden esos datos y no otros en las estadísticas?
  • ¿Por qué afecta a todas las edades?
  • ¿Afectará también a todas las clases sociales?
  • Creo sinceramente que hay un largo camino que recorrer y un tremendo trabajo que hacer a nivel educativo y cultural.

    Tener un marco legal tan completo es digno de admiración, pero si tuviésemos además, un sistema educativo ejemplar y una cultura que hiciese iguales a hombres y mujeres en cuestión de valía social y pusiese el amor y el respeto por encima de todo, es posible que algún día podamos dejar de hacer estas estadísticas tan abrumadoras y tener personas capaces, seguras de sí mismas, empoderadas y con una autoestima a prueba de bomba.

    “Lo importante no es castigar un delito, es evitar que éste se lleve a cabo”.

    Y mientras haya personas que culpen a las mujeres de consentir o provocar la violencia, defensores de nuestros derechos que hagan caso omiso a una denuncia de violación o personas que quieran combatir la violencia con más violencia, no se romperá este círculo vicioso de dolor y sangre.

    Os dejo un enlace con algo de historia de cómo se consiguió sacar adelante este marco legal, por si alguien tiene interés por conocer un poco más.

    Nos leemos.

    Feliz vida a todos y todas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *