Boceto subjetivo de mi propia biografía

En realidad, solo aquellos que han luchado con todas sus fuerzas por hallar su felicidad, están capacitados para entenderme un poco.

El nombre de este blog: “Vivir un Sueño”, no fue casual. No estaba aburrida un día y se me ocurrió de repente.

Estaba viviendo una existencia carente de ilusiones propias y un día desperté tras mirar de frente a la muerte.
Entonces fue cuando vi con claridad lo ciega que había estado durante años, dejando aparcadas mis ilusiones, para alentar consciente o inconscientemente las de otr@s a cambio de aceptación.

No recuerdo en qué momento tuve por primera vez uso de razón, lo que sí que recuerdo es que la primera vez que alguien me hizo recapacitar acerca de qué quería ser de mayor, la respuesta se dibujaba nítida y brillante en mi cabeza, en lo más profundo de mi ingenuo entendimiento, en todo mi insignificante ser. Tenía claro que iba a ser actriz… o que, en su defecto, procuraría ser buena persona.

Apuntando maneras

Cuando era una niña, lejos de tomar parte activa en los juegos de los demás niños, me limitaba a observarlos y a analizar el porqué de todo lo demás que rodeaba la escena que estaba mirando y, poco a poco, como un animalillo asustado e inseguro, iba acercándome cada día un poquito más buscando la aceptación del grupo.
Por un lado, buscaba amor, como cualquier ser vivo de este mundo, por otro, estudiaba las reacciones y motivaciones de los demás, no sólo para comprenderlas, sino para ser capaz de recrearlas. No hay mejor actor que un niño pequeño. Son los imitadores más precisos que existen. Los que más verdad dan a cada personaje que interpretan… porque realmente, se lo creen. Luego escribí algún que otro cuento, algún guión…me escapé para participar en alguna obra de teatro…o para participar cantando en algún concurso…

Hijo del color local_1999

No recuerdo haber sido una niña especialmente feliz, no siempre tuve la suerte de estar con todos los miembros inmediatos de mi familia, ni la de vivir siempre en el mismo lugar viéndome obligada a recorrer distintas zonas de la geografía española gracias al trabajo de mi padre, por culpa de enfermedades, de algún accidente, etc. O por temas de estudios.

Siempre fui una buena estudiante, me encantaba leer y sacaba muy buenas notas. Los libros que leía, los poemas y las canciones que escribía, leía o escuchaba, eran mi refugio. Sin embargo, tuve que luchar constantemente con el miedo de ser siempre una extraña dentro de un grupo de amig@s de toda la vida. Y, aunque la mayor proporción del tiempo que pasó desde mi infancia hasta mi juventud, tuve a mi familia a mi lado, o, en su defecto, a otras familias cuidando de mí. Notaba más la ausencia de mis padres y de mi hermana de lo que era capaz de disfrutar cuando los tenía conmigo.

Con el paso de los años, como le ocurre a la mayoría de la gente, fui perdiendo de vista mi verdadero horizonte, mis ilusiones y metas en la vida. ¡Los niños son tan inteligentes y los mayores somos tan idiotas!.

A fuerza de desear aceptación, fui enterrando lo que en el fondo de mi alma sabía que deseaba de verdad bajo las montañas de cosas que los demás estimaban mejor para mí ¿por cobardía?, ¿por sentirme valorada?, ¿por conseguir cariño?…En realidad, ¿qué importa por qué? Lo importante es que me di la espalda a mí misma. Y eso es imperdonable.

Fui dando bandazos de un lado para otro, navegando por la vida como un barco a la deriva, cayéndome y levantándome una y otra vez. Sola o con ayuda, pero sin un rumbo definido hacia el faro de mi propia felicidad. La única dirección a la que está obligado a dirigirse cualquier ser humano.

A veces luchaba por ser una buena hija, a veces por ser una buena hermana, a veces por ser una incondicional amiga…e incluso, una vez, casi me olvido de vivir para tratar de ser una buena esposa.

Después de eso seguí divagando, huyendo de un lado para otro buscando un destino al que dirigirme para empezar de nuevo.

En más ocasiones de las que quisiera, estuve o creí estar enamorada, y en una de las pocas ocasiones que hubiese sido un bálsamo para mi alma haberlo estado, la realidad me golpeó en las narices abriéndome los ojos de par en par para hacerme ver que amar, no era lo mismo que tener cariño a una persona.

La vida me había enseñado que no había nada más angustioso y destructivo que tener a tu lado a una persona a quien amabas que no te correspondía, de modo que, abrí la jaula de mi compañero querido para lanzarme al vacío sin red, dejando nuestros destinos a su suerte. En el momento menos oportuno, en uno en el que no tenía ni dinero ahorrado, ni trabajo, gracias a la situación económica que estaba viviendo el país. Pero yo jamás he estado con nadie en mi vida por intereses económicos, nunca he sabido decir un te quiero sin al menos creer sentirlo de verdad, eso no me vale. No me arrodillaré jamás ante las ideas en que no creo. Y nunca miento si no estoy ante una cámara o encima de un escenario, aunque a veces me cueste decir la verdad porque sepa que a lo mejor, te duele. Porque piense que a lo mejor te pierdo y te voy a echar de menos.

Le dejé con la puerta de la jaula abierta a pesar de haber estado a mi lado en los momentos más duros que alguien que te quiere podría soportar sin venirse abajo. Todo después de mantener el tipo ante la incertidumbre de si la persona de la que estaba enamorado viviría para contar que una vez tuvo que luchar contra un cáncer de mama y acabó ganando, al menos la primera batalla.

2007.05.Con mi hermana y Efrén en el Zoo y sin un pelo de tonta!

Tomé la decisión de romper esa relación de pareja para transformarla en otra de amistad y profundo respeto porque no podía permitir que una de las personas más importantes de mi vida acabase en los brazos de una mujer que no lo amaba con todas sus fuerzas, porque aquella mujer, que no era otra sino yo, después de mirar a la muerte a los ojos y suplicarle otra oportunidad para empezar de nuevo, tenía que buscarse a sí misma. Por fin me había dado cuenta de que ni siquiera sabía quién era en realidad.

No era la primera ruptura a la que me hizo enfrentarme la señora de la guadaña. En primer lugar me dio un bofetón para que despertase de una vez y reconciliarme con mis sueños. Me miró burlona, como lo haría el personaje creado por Neil Gaiman y me dijo: “Con lo inteligente que eras de pequeña y con lo lista que sigues siendo para algunas cosas…¡qué tonta eres para otras!. ¿Qué demonios haces dejando pasar la vida delante de tus ojos sin mover un dedo para estudiar interpretación, o canto, o las dos cosas y hacer de tus anhelos más profundos, tu profesión?¿Quién te cegó tanto para hacerte creer que no era posible vivir un sueño? Bien que han jugado contigo la vida y ese presuntuoso llamado destino.

Te doy otra oportunidad, pero estaré vigilando…expectante. Yo te conozco bien, conozco a todo el mundo, pero ahora tu misión será aprender a conocerte tú y luchar por tus ilusiones, aprender a aprovechar y agradecer cada oportunidad que se te brinde en el sentido de la creación de tu propio destino, de lo contrario, respires o no, en realidad, no serás más que un ser de paso. Algo así como un zombie, un insignificante grano de arena sin emoción en el mar de dunas de un inmenso desierto. Y en ese caso ¿qué más dará si vives o mueres? Nadie será capaz de llorar por ti, lo que no hayas llorado tú ya.”

Así que, ahora, estoy luchando por las cosas en las que creo. Por mis anhelos e ilusiones. Por cosas tan sencillas y complicadas a la vez, como intentar comer todos los días haciendo de mis sueños, mi profesión, aunque tenga que trabajar a la vez en otras cosas para sobrevivir dados los años de escasez laboral y salarial que vivimos.

Estoy luchando por tener alrededor sólo gente auténtica, que sepa quererme por mí misma y no por el saldo positivo o negativo de mi cuenta corriente. Que esté a mi lado por cómo soy y no por la popularidad o ausencia de la misma, que pueda tener en un momento dado. Que aprenda a verme a mí y no a quien se imagina que soy. Que me acepte como soy y no pretenda cambiarme.

Silvia, Ces, Uge, Gema y yo en Hallowen.

Soy una persona con unas creencias y valores muy profundos, una persona que jamás dejaría tirad@ a un@ amig@, o no tan amig@, independientemente del tiempo que lleve en mi vida. Una persona que nunca estará con nadie por valores distintos a los que pide de las personas que admitiría alrededor de sí misma. Soy alguien absolutamente consciente de que sólo se vive una vez. Alguien con la certeza de que tienes suerte si la muerte, te da más de una oportunidad para recapacitar y empezar a vivir de verdad. (Y es que no es lo mismo vivir que estar vivo).

Por eso, si te llamo o te escribo un mensaje una vez, a lo mejor insisto una segunda, incluso puede que una tercera…pero si no obtengo respuesta…no te preguntes por qué no volviste a saber más de mí…llama y pregunta o habla conmigo sin más explicación ni duda. Seguro que yo si encuentro un hueco para darte otra oportunidad. A cambio, sólo pido que tengas presente que debes demostrar con el tiempo, que realmente, la mereciste. En el caso contrario, el/la únic@ que está perdiendo eres tú, aunque a mí me entristezca por un pequeño periodo de tiempo que te alejes de mi vida. Yo sigo siendo la misma persona que está dispuesta a tener a su lado sólo a gente que crea que merece la pena por su humanidad y valores. La misma a la que le importa un carajo que seas pobre, ric@, desconocid@, famos@, que tengas un Mercedes, una bicicleta o tengas que ir a pie, un chalet en La Moraleja, o un cartón en la puta calle. Porque sólo me importas tú, con tus cualidades y defectos. Porque no voy a pedir para otr@s lo que no deseo para mí misma. Porque cuando sabes lo que es levantarse y caerse una y otra vez, aprendes a valorar lo realmente importante.

Por eso les doy las gracias de todo corazón a todas las personas que día a día me regalan su amistad incondicional. Sois los más grandes. Os quiero y me quito el sombrero ante vosotr@s las veces que haga falta.

2011.08.Jose, Elena, Rox, Juan y Txus

Por eso muchas veces hago de las personas que creen en mí y me dan una oportunidad de demostrar que podría vivir haciendo un buen trabajo como actriz (a pesar de que esta sea una profesión de estudio y perfeccionamiento constante) parte de mi círculo de amig@s.

Como dijo Freud: “He sido una persona afortunada; en la vida nada me ha sido fácil.”
Como dice Rosendo Mercado: “Prometo estarte agradecid@”

Y perdonadme por ser la persona más pesada del mundo a la hora de agradecer cada oportunidad pero es que lo siento de corazón y nadie me ha regalado nada en esta vida. He tenido que trabajar duro por cada logro que he conseguido, porque esto es España y aquí, rara vez el que no tiene padrino consigue bautizarse.

Encantada de formar parte de vuestras vidas!

Nos vemos, leemos o escuchamos.

GRACIAS!

P.D. Ha sido doloroso escribir este texto porque de algún modo estaba desnudando mi alma. Espero que aunque en 4 páginas es difícil resumir toda una vida, al menos, esto sirva para entender por qué a veces resulto tan “peculiar”, o simplemente para recapacitar acerca de lo que es verdaderamente importante y actuar en consecuencia en pro de vuestra felicidad.

6 comentarios en “Boceto subjetivo de mi propia biografía

  1. Siento que tuvieras que pasar por una situación así para despertarte.

    Me alegro de que despertaras y luches por lo que te ilusiona. Sé lo que es vivir como lo describes.
    Tal vez yo lo que quería ser de pequeño era algo que pudiera ayudar a los demás, y me gustó lo de ser inventor. Hacer cosas más fáciles a los demás. Y pensé que lo más parecido sería ser ingeniero. Pero recuerdo desde muy pequeño lo que me producían ver las películas, he leido muy poco aunque siempre me ha fascinado los libros. Y deseaba poder imaginar historias y tener esa capacidad de conmover, de expresar algo y que los demás sientan lo mismo. De pequeño pensaba que nunca sería capaz de hacer algo así, las letras eran lo que peor se me daba, y a veces no entendía a los demás.
    Yo me dediqué a observar a los demás, y a maravillarme con sus obras, con sus actuaciones, etc.

    Pero me dediqué a una vida donde no estaba mi deseo e ilusión, ni me comportaba como podía querer en cada momento, por aceptación, por no ser rechazado y por no sentirme el extraño entre la gente.

    También me di la espalda a mí mismo. Dejé un trabajo el año pasado para poder encontrarme y luchar por mi felicidad y mis ilusiones. En parte lo conseguí, incluso descubrí que bajo el patito feo estaba alguien mejor de lo que nunca había aspirado a ser. Y empecé a tener una actitud distinta ante la vida y los problemas. He recibido golpes más duros que en otros momentos de mi vida, y aún así no perdía mi actitud de luchar y ser yo mismo, de volver a levantarme respetandome a mí y lo que deseaba hacer. No perder mis ilusiones ni mi persona, ni por perder gente a mi alrededor.

    Llevo unas tres semanas perdido por ciertas situaciones. Pero gracias a leer un pequeño resumen de tu vida, y de ver que también hay gente así, que tal vez las vivencias sean demasiado parecidas… me han hecho volver a lo que decidí hacer este año.

    Siempre que he necesitado oír ciertas cosas en un momento, lo he oido a un amigo, en una película, o a un desconocido.

    ¡¡MUCHAS GRACIAS!! Y como pusiste en otra entrada de tu página titulada “Todos tenemos cualidades y defectos”, “…como espero de todo lo que escribo, deseo que esto pueda servirle a alguien de ayuda o simplemente de entretenimiento en su lectura…” A mí me ha servido de ayuda, me ha valido para ver la luz del faro en la oscuridad y saber que debo volver a mi camino. Tal vez me cueste volver un poco, pero hoy has sido para mí ese faro para orientarme. Yo también deseo que lo que escribo le sirva de algo a quien lo lee, aunque sea para pasar el rato. Supongo que eso no es tan extraño para los que escriben. Un abrazo enorme si algún día lo necesitas para levantarte. Espero cruzarme contigo en la vida y conocerte en persona, no sé como nos llevaríamos, pero no dudaría de tu valor como persona.

  2. Muchísimas gracias por tu comentario, Gonzalo.
    Me hace muy feliz que te haya servido de ayuda…Es maravilloso darse cuenta de que algo que haces, sirve para una cosa buena. Me he emocionado al leer lo que has escrito. Gracias, de corazón
    Te deseo todo lo mejor en tu vida y que todos tus sueños e ilusiones se hagan realidad.
    Un gran abrazo y besotes!

  3. Hola nena, me fue de gran ayuda todo lo que escribiste… Muchas Gracias.!!!!

    ¡Dios te bendiga!

    Te deseo lo mejor, sigue adelante…

    ¡Con paciencia y perseverancia todo se logra!

  4. Gracias a tí por tu comentario.
    Es un placer leer que con tus cosas puedes ayudar a alguien.
    Un fuerte abrazo.
    :)

  5. …sorprendido, …emocionado, …orgulloso de haberte encontrado. No importa las veces que caes sino las veces que te levantas, eso te hace fuerte, muy fuerte. Y tu lo eres.

    Eres buena “jodia”.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *