Dudas de la humanidad: ¿Mi pareja se acuesta con otra/s persona/s?

Beso-Javi-y-Rox_bordes-añadidos

Pues sí, la pregunta del millón desde tiempos remotos, la mayor preocupación para el ser humano desde que empezó a tener relaciones sexuales con sus consiguiente miedos e inseguridades… es… (redoble de tambores): ¿Mi pareja me engaña?

Bien, vamos a averiguarlo.

En primer lugar, tenemos que

analizar qué tipo de relación de pareja tenemos:

¿*Una basada en el respeto, la amistad, el amor y la confianza (relación sana) o *una porque lo dictan las normas sociales, ya tengo edad, esa persona me ponía burro/a y…¿A ti que te importa? Qué coño! Es mi pareja y punto!?

En el primer caso, no hay de qué alarmarse, ni siquiera te debe preocupar dónde está en cada momento, salvo que intuyas que pueda estar en peligro, claro, y eso porque quieres a la otra persona, sin más. Como mucho, os echáis de menos cuando pasáis bastante tiempo sin veros y ya está.
En el hipotético caso de que quiera acostarse con alguien aparte de contigo…ya te lo habrá comentado, por si cuadra un trío o algo así…para huir de la monotonía (argumento facilón para gente del montón) y tendrás claro si prefiere chico o chica, pero también que si tu no quieres, la personita se aguanta…y si no se aguanta, “Houston, tenemos un problema”…Es posible que vuestra relación no vaya tan bien como pensábais y habrá que averiguar por qué…pero eso ya es otro tema.

En el segundo caso…Enhorabuena! Eres un miembro integrado de la sociedad! Podemos frivolizar todo lo que quiera sobre el tema y tirar de estereotipos!

Problemas de situación:

Ejemplo 1:

Tu pareja es un hombre. Estáis a solas.

Tú: Cariño, tenemos que hablar.
Él: (Sudor frío)
Tú: No sé por dónde empezar. Bueno, iré al grano. ¿Te estás acostando con otro/a?
Él: (Descojonado) Claro, con la rubia esa del 5º que está como un queso!

Solución: No se está acostando con nadie aparte de ti. Sin lugar a dudas.

Ejemplo 2:

Tu pareja es un hombre. Está viendo la tele.

Tú: Cariño, tenemos que hablar.
Él: (Ni te mira)
Tú: No sé por dónde empezar. Bueno, iré al grano. ¿Te estás acostando con otro/a?
Él: (Sigue mirando la tele)

Solución: Ni se está acostando con otra persona, ni tiene el mínimo interés…y además, si me apuras, creo que tú tampoco vas a pillar…Es hora de que habléis a solas (con la tv apagada) y lo solucionéis o rompáis la baraja.

Ejemplo 3:

Tu pareja es hombre. Estáis a solas.

Tú: Cariño, tenemos que hablar.
Él: (Sudor frío)
Tú: No sé por dónde empezar. Bueno, iré al grano. ¿Te estás acostando con otro/a?
Él: Por supuesto que no, cari. ¿Cómo puedes pensar eso? No te engañaría por nada del mundo. Eres estupendo/a. Este fin de semana hacemos algo especial, que últimamente, es verdad que estoy muy liado, etc. etc.

Solución 1: Tienes unos cuernos que no te dejan cerrar la puerta de lo alto que llegan.
Solución 2: “Por supuesto que no, cari. ¿Cómo puedes pensar eso? No te engañaría por nada del mundo. Eres estupendo/a. Este fin de semana hacemos algo especial, que últimamente, es verdad que estoy muy liado, etc. etc.”

Lo que pensarías:

  • Si lo lees siendo el que pregunta y él la pareja: La solución es la 1.
  • Si lees esta solución siendo el presunto infiel, te consideras un hombre simple y llano y los hombres dicen lo que piensan: La solución es la 2.
  • Ejemplo 4:

    Tu pareja es mujer. Da igual dónde estés.

    Tú: Cariño, tenemos que hablar.
    Ella: Dime.
    Tú: No sé por dónde empezar. Bueno, iré al grano. ¿Te estás acostando con otro/a?
    Ella: Por supuesto que no! ¿Cómo puedes dudar de mí!? (Ofendidísima. Como en la peli “La gata sobre el tejado de zinc”, “¿Quién le teme a Virginia Wolf?” o damas protagonistas similares.)

    la gata sobre el tejado de zinc

    Solución: Olvídalo. ¿Para qué molestarse en preguntar? No lo sabrás jamás salvo que sea ella la que quiere romper contigo, en cuyo caso la culpa siempre será tuya, SIEMPRE, no lo dudes ni un sólo instante, porque se sintió abandonada y además, no confiaba suficientemente en ti como para decirte lo sola que se sentía y temía hacerte daño.

    Si además, tiene cualquier ocupación dentro del mundo artístico (actriz, modelo, músico, etc.) No solo no vas a saber si se acuesta con otras personas, sino que, incluso si hay fotos, ten clarísimo que eso era parte del trabajo y eres una celosa o celoso de lo peor, que no confías en ella y tienes la inmensa suerte de tener a la mejor persona del mundo a tu lado…y no lo valoras. Idiota!

    Nota: Si es camarera, abogada, política, médico, u otras profesiones que impliquen trato con el público, la respuesta será igual. Y tú tan idiota como en el supuesto anterior.

    Nota 2: Si tu pareja es hombre y tiene cualquiera de las profesiones anteriormente mencionadas…”No solo no vas a saber si se acuesta con otras personas sino que, incluso si hay fotos, ten clarísimo que eso era parte del trabajo y eres una celosa o celoso de lo peor, que no confías en él y tienes la inmensa suerte de tener a la mejor persona del mundo a tu lado…y no lo valoras. Idiota!”

    Resumen para una vida sin tanta tontería:
  • Busca una relación sana.
  • Quiérete y cuida el hecho de estar seguro o segura de tí misma por encima de todo.
  • Confía en tu pareja y ayúdala para que también tenga confianza plena en tí.
  • Huye del miedo y ten en cuenta a esa persona “siempre” en un clima de igualdad, ya que, si estás con ella, en teoría es porque primero es tu mejor amigo o amiga y además, quieres que sea “tu familia” y, como dicen en el padrino…
    “La amistad lo es todo. La amistad vale más que el talento. Vale más que el gobierno. La amistad vale casi tanto como la familia”.(Vito Corleone a Johnny Fontane)
  • El padrino. Amistad

    En conclusión:

    Lo que menos debería preocuparte es si tu pareja te engaña. No te engañes!

    Feliz vida a to2!

    Registrado en Safe Creative

    Registrado en Safe Creative

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *