Hasta siempre, Concha.

Y Concha se fue, dónde quiera que habiten las almas ateas de buen corazón.
Su cuerpo no le permitía caminar deprisa, saltar o alzar la voz con la fuerza que requería su alma y ella necesitaba volar, como lo había hecho siempre.
Vamos a echarla de menos.
Será imposible ignorar su ausencia dada su presencia combativa.
Estará llamando al orden en otra dimensión con la finalidad de levantar un buen teatro donde recitar versos para un mundo mejor.
La conocí hace años. Trabajar con ella, mis profesores de Aula del Actor y Antonio Mayans en el Teatro Prosperidad, era parte de mi “premio” por haber sido una alumna de interpretación aplicada.
Llenaba el espacio con su presencia, fuerte como un huracán, proyectando su voz e iluminando las tablas al salir a escena.
Y, en los camerinos, yo escuchaba sus historias y consejos aprendiendo de sus aciertos y errores en esto del recién conocido mundo del “artisteo”.

Concha Goyanes, Montse Martínez y Roxana Palacio

Mis profesores, Ángel Cercós y Pascual Álvarez, junto con Montse Martínez y mis compañeros/as de esos años fueron grandes maestros de la escena, pero ella y Antonio Mayans, iban aún más allá hablando de la vida cuando el escenario te pasa factura para bien o para mal.
Concha decía: ” Si te dedicas a ésto profesionalmente, cuando te vaya muy bien y ganes mucho dinero, vive como si tuvieras el salario mínimo. Una actriz debe ser lista para no pasar demasiadas dificultades. Hoy estás arriba y mañana, puede que no estés.”
Era una persona generosa y lo ha sido hasta el último momento.
Es posible que, en breve, su gran corazón lata en el pecho de alguna persona muy afortunada.
El 8 de julio de 2015 ella me ofreció su casa en Coín cerquita del mar porque yo estaba muy enferma tras enviarme el vídeo de la canción “Resistiré” del Duo Dinámico. Quería que pasase unos días con ella disfrutando del mar.
Nunca fui a descansar en su casa.
Ahora sólo deseo que sea ella la que descanse en el escenario que le proporcione más paz.
Los demás escucharemos ese “Resistiré” para ahogar las lágrimas que inspira su ausencia y trataremos de hacer justicia a su espíritu combativo luchando por todo aquello que consideremos justo.
Gracias por tanto, Concha.
Siempre te llevaré en el corazón.

Registrado en Safe Creative

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *