Reflexiones imagen vs trabajo

Rox Sombrero
Estoy pensando que he pasado varios años cuidando aspectos de mi imagen con la intención de conseguir trabajos como actriz y no merece la pena, puesto que haciendo eso, lo único que se consigue es renunciar a un@ mism@.

Nunca he querido o necesitado parecerme a nadie, sólo buscaba ser yo misma e interpretar ante la cámara o sobre el escenario, sin embargo, por trabajo, he renunciado a llevar flequillo, hacerme un tatuaje y he accedido a quitarme el piercing para los books fotográficos y los castings.

Ayer, sin ir más lejos, hice un casting de esos en los que hay que quitarse los pendientes…No fue una experiencia agradable porque se me descartó en el primer perfil tras hacerme esperar toda la santa mañana y tener que presenciar el espectáculo siempre molesto de l@s actores y actrices indignad@s increpando a un productor aún más indignado y ofendido. (Muy del país, hacer el trabajo mal y encima mosquearse porque se lo dicen).
No se si el realizador me descartó por el lunar del labio (que afortunadamente nunca accedí a operarme para que desapareciera), porque no entro en una talla 36-38, porque no doy el corte de mujer posible portada del “Hola”, que es lo ideal para los anuncios donde aparecen “familias felices”, porque mi agencia fue una de las que llamó dando quejas de l@s actores-actrices o, sencillamente, porque este señor tenía ganas de irse a comer ya y no estaba de humor, después de la que se había liado por lo muchísimo que tardaban en ver a cada actriz o actor…y es que, aunque no lo parezca, nuestro tiempo también vale dinero…En fin, ¿quién sabe?, también pudo ser porque antes de verme ya decidió que iba a ser una actriz que no le gustaría y fue ahorrando tiempo…hay gente muy intuitiva por ahí.

Lo cierto es que mi autoestima se vino un pelín abajo…hasta que hoy, pensando detenidamente en todo esto, me he dado cuenta de que en el fondo, especialmente en la publicidad “mas políticamente correcta” lo que se buscan son estereotipos de madres y padres perfectos, con niñ@s perfect@s, en casas perfectas, con coches nuevos, peinados de peluquería y ropas de última moda. Pero la vida real no es así…y yo soy una persona real…y lo que quiero cuando se trata de trabajos como actriz, es trabajar un personaje hasta alcanzar una buena interpretación en la que deje de ser yo, para ser ese personaje…y si la persona que me dirige no desea que tenga exactamente mi aspecto…ya hablará con la peluquera y la maquilladora para que solucionen ese pequeño detalle sin importancia de tapar lunares, cambiar colores de ojos o lo que corresponda en cada caso. No quiero vender yogures ni champús…yo quiero interpretar. En realidad cuando como actriz o actor haces publicidad, sencillamente lo haces por dinero, rara vez por el deseo de brillar interpretando…tan sólo eres el gancho para que la sociedad de consumo siga enganchada a todas esas cosas que en realidad, casi nunca hacen falta.

Francamente, amo la interpretación, sin embargo, no puedo decir que jamás haya podido comer de ella, más bien me ha salido muchas veces a pagar. Siempre he tenido que hacer trabajos convencionales para poder sobrevivir. Así que, no creo que sea una buena opción en mi caso eso de querer hacer publicidad como quien trabaja de azafata de congresos, simplemente porque paguen un buen caché…Ya que de momento, voy a tener que trabajar por un sueldo estable en la empresa en la que estoy…creo que voy a pasar de ciertos castings…Es que, al menos a mí, me salen bastante caros…que luego debo horas en el curro por pedir permiso…y me cuestan mis días libres, que teniendo en cuenta que es uno y medio a la semana…me hacen más falta que pasar una mañana entera esperando como si yo o mi tiempo no valiésemos nada.

Por otro lado, supongo que el destino me pide que me relaje y ahorre un poco porque está claro que de momento no me puedo colgar el cartel de “actriz profesional” = “actriz que come sólo de trabajos como tal” y dado que este tipo de trabajo precisa de un entrenamiento constante y todo ese entrenamiento es bastante caro, lo mejor que puedo hacer es seguir buscándome las habichuelas dignamente y cuando pueda, meterle caña a esto tan hermoso de dar vida a un personaje escrito en papel…Y es que, si no vas a poder vivir con los ingresos que obtienes por un tipo de trabajo, por lo menos que te llene y te suba la autoestima… ¿No?. 😉

A partir de hoy, tras 6 años de estudio y trabajo,…vuelvo a ser “actriz amateur” y voy a dedicarme a aprender constantemente haciendo cosas por hobby hasta que alguien me demuestre que voy a poder comer de este precioso trabajo…Y es que si la que está cayendo es de campeonato…para la industria audiovisual y las artes escénicas, Uff! ni te cuento.

Yuuupi! Voy a volver a aprender interpretación! Qué suerte! Y además podré llevar la imagen que me de la real gana, Toooma!

Feliz semana a tod@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *