Reflexiones sobre la belleza

A veces desearía estar ciega para poder ver desde el principio claramente el interior de las personas.

Nos dejamos cegar por la apariencia externa de la gente y cometemos el error de ver virtudes en quién no las tiene o defectos donde no existen, simplemente por el aspecto de alguien.

No es mejor la persona más atractiva, ni es peor la más fea, lo que importa es lo que alberga en el interior de su mente, los sentimientos que tiene cuando te relacionas con ella.

Hay que aprender a huir de lo superficial y ser capaces de ver las cualidades internas de las personas.

Cuando dejamos de lado lo superficial,  es más fácil ver en alguien, las características que te pueden servir para tener paz, felicidad y seguir manteniendo la fe.

Que tengáis un maravilloso y productivo día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *